Cuando se trata de reparaciones, renovaciones o construcción, necesitamos expertos confiables para poner en marcha nuestro proyecto, y casi siempre recurrimos a recomendaciones de amigos o familiares, pero, en algunas ocasiones esto no garantiza el éxito del proyecto. Por eso traemos consejos útiles para proteger tu inversión al trabajar con un contratista.

 

Considera estos consejos cuando contrates a alguien para trabajar en tu proyecto:

 

Construcción, contratos, contratista, constructor, construir, nuevos proyectos, contratar a un contratista, ideas, tips, consejos,
consejos para contratar a un contratista

 

Solicita referencias
Solicita al contratista una lista de referencias locales recientes que puedas contactar. Entre las preguntas que podemos hacer a las referencias sobre los servicios prestados están, pero no se limitan:

 

    1. Experiencia general con el contratista
    2. Calidad del trabajo
    3. Si se adhirió al presupuesto estimado
    4. Si se cumplió con la fecha de finalización del proyecto.
    5. De ser posible, inspecciona mismo el trabajo del contratista.
    6. Pregunte si el contratista es miembro de una asociación profesional que tenga normas o un código de ética.

 

Pida múltiples cotizaciones.
Se debe comparar precios y obtener por lo menos tres cotizaciones de diferentes negocios. Asegúrate de que todas las ofertas tengan en cuenta el mismo conjunto de criterios. La oferta más baja puede no es ser necesariamente la mejor oferta; si una oferta es significativamente más baja que las otras, el contratista puede estar haciendo recortes o puede no entender sus requisitos de trabajo.

 

Obtenlo por escrito.


Siempre obtenga un presupuesto por escrito, no dejes que ningún trabajo comience sin un contrato escrito y firmado. No se deje presionar para que firme un acuerdo antes de estar listo y asegúrate de leer y entender todo antes de firmarlo. El contrato debe incluir, pero no se limita a:

    1. información de contacto
    2. fechas de inicio y finalización
    3. descripción detallada del trabajo exacto a realizar
    4. cualquier costo de material
    5. arreglos de pago e información sobre la garantía.
    6. Especifique quién debe obtener los permisos de construcción necesarios y
    7. quién es responsable de la limpieza.
    8. Asegúrese de que todas las promesas verbales estén incluidas en el contrato.

Pregunte cuánto trabajo se subcontratará y pida información sobre los subcontratistas. Haga preguntas si no entiende alguna parte del contrato. Nunca firme un contrato incompleto o parcialmente en blanco.

 

Verifica los documentos pertinentes.
Siempre asegúrese de que la compañía o persona con la que decida trabajar tenga todos los papeles legales en regla para trabajar, incluyendo licencias y seguro necesarios. Una vez que tengas la información de seguro de tu contratista, comunícate con la compañía de seguros para confirmar la cobertura apropiada para la compensación del trabajador, daños a la propiedad y responsabilidad personal en caso de accidentes.

Confirma los permisos de construcción.
Tu contratista debe tener los permisos correctos antes de comenzar el proyecto. Cualquier acuerdo que se haga para obtener los permisos de la obra debe estar detallado en tu contrato. Solicita que todas las inspecciones finales sean completadas por un funcionario local de la construcción antes de realizar el pago final de la obra.

 

Solicita una renuncia de gravamen.
Una exención de gravamen es una declaración de su contratista que dice que a todos los proveedores y subcontratistas se les ha pagado por su trabajo. Algunas compañías hacen una retención obligatoria del gravamen de los constructores, asegúrate de entender cualquier obligación financiera de la que puedas ser responsable.

Considera futuros problemas de servicio.
Debes de estar al tanto de la cobertura de tu garantía y de cómo tratar los problemas de servicio.

Realiza un cronograma de pagos.
Nunca pagues por adelantado. Escalona tus pagos para que el pago final no se venza hasta que el trabajo esté completo y se haya inspeccionado completamente. Si tienes un negocio, se recomienda no pagar en efectivo; sino, con un cheque girado a una compañía, no a un individuo, o en caso de que se pague en efectivo tenga a la mano facturas por cada pago realizado.

Copywriter con más de 6 años de experiencia en Relaciones Públicas, Marketing Online y Social Media. Mi pasión es crear contenido y compartir ideas que influyan positivamente las vida de las personas.

Deja una Respuesta