China se caracteriza por sus monumentales obras arquitectónicas. En esta oportunidad, nos asombra con el diseño del que promete ser el nuevo aeropuerto más grande del mundo, siendo el país con mayor población del mundo, sus instalaciones deben responder a sus necesidades demográficas.

Este proyecto empezó a hacerse realidad en el año 2014 cuando especialistas en el área determinaron que la capacidad del Aeropuerto Internacional de Pekín había llegado a su límite. Precisamente la construcción del Aeropuerto Internacional de Pekín- Daxing, se considera como un avance en el servicio de aviación civil del país, construcción que sin duda alguna significa un nuevo récord para China, además su Construcción  fue valorado en unos 12 mil millones de dólares.

Zaha Hadid Architects, la prestigiosa firma que ha diseñado el aeropuerto expone: «La simetría general del aeropuerto, junto con sus formas fluidas e interconectadas, crean una composición que evoca la armonía y el equilibrio de los paisajes chinos”.

La dupla creativa entre el francés Groupe ADP y la reconocida arquitecta iraquí Zaha Hadid dio como resultado una estructura en forma de estrella de seis picos con aires futuristas, que cuenta con jardines y espacios tanto para los pasajeros de viajes internacionales como nacionales. Todas las áreas del aeropuerto están inspiradas en aspectos tradicionales de China como la seda, el té, la porcelana, la tierra de labranza y los jardines mandarines.

El aeropuerto está ubicado a 46 kilómetros del centro de Beijing, contará con un mejor sistema de transporte, con metro, trenes regionales y de alta velocidad que alcanzan hasta los 250 kilómetros por hora. Así mismo, con la ventajosa  carretera que reducirá  el trayecto entre ambos aeropuertos a unos 30 minutos.

El aeropuerto adaptado con siete pistas recibirá a 100 millones de pasajeros al año, distribuidos en un terminal de 700.000 metros cuadrados. Gracias a su orientación al consumo de energía eficiente, se logra que el recorrido por el aeropuerto sea lo más ameno posible, se distribuyeron las zonas de pasajeros dividiéndolas en vuelos nacionales e internacionales, creando un edificio más compacto y acortando los tiempos de tránsito. Este aeropuerto se conectará con el actual Aeropuerto Pekín Capital Internacional, que es el segundo más activo del mundo.

Otro aspecto relevante de este singular diseño es que generalmente desde las terminales es imposible ver más allá de los controles de seguridad pero en este aeropuerto los familiares podrán visualizar cómo sus seres queridos caminan hacia la puerta de embarque.

Deja una Respuesta